jueves, 22 de octubre de 2009

FI-NI-TU-DES!

La vida me persigue…
Pero no he tenido tiempo para ella
Parece que me gusta la intranquilidad
Y siempre me meto en líos
No con el mundo
El mundo me odia
Yo amo el mundo

El ojo de El solo mira a los que le miran
Como el amor

O como esa dosis exacta de egoísmo
O como esa sobredosis de egoísmo
Como sea, como es!

Como sabes, como sientes, como vives, como andas
Con quién andas, a que santo iluminas con tu vida?
Cualquiera es santo en esta vida, cualquiera es milagroso
Pero solo hay uno, verdadero, cual es el tuyo? Cuál es?

Quitando las máscaras, también se derrocan los miedos los apegos
Y todos se vuelven becerros de barro, y estas solo tu
Y quien te mantiene la vida prendida aun en este desierto de basura del pensamiento
Así seas como uno de esos indigentes de los que uno se queja
Al pensar, cuanto desearía vivir el héroe que callaron ayer
Eso héroes que por un pelo y logran cambiar la c osa
Este odio, y estas ambiciones, esas que no llevan a nada
Que solo hacen matarte y matarte apunta de deseos, a punta
Sabe usted como es una punta?
Lloro sobre el día en que el ser humano olvido! Que éramos seres humanos
Y como se vivía la humanidad, ahora tenemos que recordarlo
Estudiarlo, llevarlo al corazón porque lo hemos olvidado
Simple y sínicamente lo hemos olvidado
Y pensamos en eso y eso y eso y eso, porque todo es lo misma cosa
El sexo es cosa, mi hijo es cosa, mi hermano, mi carro, mi mueble, mi silla
Todo se nos convirtió en una cosa, una cosa finita y es eso maldita sea!
La finitud de todo, de todo, del árbol que abrazo, del beso que tengo
Del hijo que me mira, de la madre que me abraza, finitud de todo, de todo
La que hace que busquemos la forma de ser una cosa más, de esas que se acaban

Todo es la muerte, todo es el fin, es nada, como si jamás pudiera será r infinito como la pinche luz de una estrella, tres mil años un estrella que supuestamente no piensa? Yo que brillo con mi sonrisa, y sembrando flores? Ahhhhh, yo que veo atardeceres esplendidos, que puede ver una estrella, en tres mil años, para que yo muera en cualquier cercano día? Como si el palo de guayacán, fuera de menor valor que tener vecindad con Saturno, verdad lobito?

Y el ser humano no conoce la infinidad, esa palabra solo es una palabra

Porque nadie ha querido creer en ella y no es que no se pueda

Yo he visto las cosas que son capaces de hacer los hombres cuando creen en ellas


Lann.

1 comentario:

  1. No sabes como me siento cada que leo este poema. O quizas lo sabes, por eso lo escribiste. Todos merecemos sentirnos asi.Cada que lo leo recuerdo la infinidad de la verdad y olvido el limte de las mentiras.

    Nada tienen menor valor Hadita! A creer en lo que hacemos!

    And

    "o como esa sobredosis de egoismo...o como esa dosis exacta de envidia"

    ResponderEliminar